Los nuevos negocios y la tecnología financiera

El desarrollo de las FinTech ha transformado de manera inminente la manera de hacer negocios. El modelo tradicional en el que los nuevos negocios se apoyaban directamente de su banco o de un inversionista local ha quedado muy lejos de ser el único.

Desde plataformas de fondeo colectivo a transferencias internacionales seguras y sin altas comisiones: la gran variedad de opciones con las que hoy cuentan los emprendedores no tiene precedente alguno.

Gracias a las FinTech las empresas son capaces de ofrecer más servicios que nunca por una fracción de lo que sus operaciones habrían costado antes. Un ejemplo claro son los pagos con tarjeta: muchas empresas pequeñas los evitaban debido al alto costo de su procesamiento. Al convertir al teléfono inteligente, dispositivo en posesión de un gran sector de la población, en terminal de venta se ha logrado ofrecer a millones de negocios y particulares la oportunidad de aceptar esta forma de pago y así competir con grandes empresas.  

 

De acuerdo a un reporte elaborado por Accenture,  la inversión global en FinTech ascendió de $930 mdd en 2008 a $12 mil mdd en 2015. En este período, el crecimiento más grande se experimentó en Europa con un incremento de 215%. Además,  una estrategia clave en el desarrollo de las grandes ciudades ha sido capacitar y reclutar talento en tecnología para mantenerse en un alto nivel competitivo.

 

En México, la reelaboración de reglamentos financieros, la innovación y la transformación en el comportamiento de los consumidores aseguran la continuidad del crecimiento de las tecnologías financieras. Asimismo, dichas tecnologías resultan cruciales como fuentes de información muy precisas debido a sus múltiples herramientas de análisis sobre el comportamiento del consumidor.

 

Por todo lo anterior, los empresarios necesitan hoy más que nunca mantenerse al tanto de la evolución FinTech ya que esta trazará una importante directriz para su crecimiento.

 

También podría interesarte